Mi cesta
Cuenta

 

Nos encanta la ropa y ver nuestros armarios llenos, pero ahora que se habla tanto de que ...

 “MENOS ES MÁS”

hay que ser muy conscientes a la hora de comprar para ser prácticas y eficientes,
además de bellas y elegantes.
Un armario variado es importante, pero una compra razonada, es la mejor opción.
Tomando esto en cuenta, el mejor ejercicio para la mujer del 2019 es aprender a ser versátil.
El día de hoy, aprenderemos sobre los vestidos y de
cómo se puede llevar una misma prenda para diferentes ocasiones.

 

 

Comencemos por estos dos vestidos: ambos son piezas fuertes, con mucha personalidad,
y a primera vista parecería que sólo podrían ser vestidos de cóctel o para una fiesta al aire libre, pero ambos tienen elementos que los hacen versátiles y piezas básicas de un armario.

 

 

El vestido negro con rojo es ultra moderno y elegante por su discreta paleta de colores pero puede ser la prenda ideal para una reunión si lo complementas con un bolso de mano minimalista
y una pashmina básica blanca, con esto a la vista hacemos al vestido más alegre.
Otra opción sería combinarlo con una chamarra de piel negra:
¡La pieza perfecta para una tarde dinámica!
 En la actualidad, estos detalles arriesgados son los que vuelven únicos nuestros atuendos.

 

 

 Por su parte, el vestido con rayas de colores puede parecer informal para una junta de trabajo o para la oficina; sin embargo, el corte del vestido y el escote redondo, dotan a esta pieza de una elegancia clásica que lo hace formal. Asimismo, los accesorios nos ayudarán a ponerle ese toque especial. Por ello, nuestro consejo es que lo complementes con un bolso negro, un collar largo de esferas blanco y negro, y un brazalete de zirconias.

 

 

Éste es un ejemplo de un vestido que por el estilo deportivo y el detalle del cierre metálico en el escote no es necesariamente formal, aunque el corte sencillo y las líneas blancas lo vuelven versátil y elegante. Este vestido es un auténtico “lienzo en blanco”
para crear con él muchos estilos y atuendos.

 

 

Con el cierre del escote abierto, una pashmina multicolor anudada al cuello será un acento fresco de color, y puede llevarse así, en la mañana o en la tarde. Para la noche, puedes quitar el cinturón bicolor y usar tacones de gamuza color azul marino o esmeralda, logrando un atuendo mucho más sofisticado.

Por último, un vestido en tendencia que evoca los uniformes de las carreras de autos.
Muy juvenil y clásico por la limpieza del corte y la simetría gráfica.
Aunque esta prenda parece una opción sport, también puede ser formal con los accesorios correctos.
Para la oficina, llévalo con zapatos de gamuza azul marino y una pashmina a tono.
Escoge aretes pequeños de cristales o unas sencillas perlas; y en la mano un bolso rojo intenso, complemento ideal para esa combinación de colores.

Estos son sólo algunos ejemplos de la versatilidad de los vestidos y de cómo se pueden llevar de diferentes formas para varias ocasiones. Los accesorios son complementos que pueden transformar por completo el aspecto de las prendas.

Entrena tu ojo para entender qué dice cada uno de los elementos de tu clóset y aprende a combinarlos a la perfección.